jueves, febrero 19, 2009

Facebook

Estimados amigos:

Ahora pueden ver mis notas en mi Facebook

Dejen sus comentarios allá.

Saludos

 

2 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

martes, diciembre 16, 2008

Por qué no Piñera


Por estos días, y luego del apoyo que UDI dio a Sebastián Piñera, la mayoría de las opiniones coinciden en la necesidad de una unidad en la Alianza para así vencer a la Concertación…

Pero veamos. Hay que partir por hacerse una pregunta: ¿Por qué hay que vencer a la Concertación? Una vez desarrollada la respuesta, analizar si un eventual apoyo a la Alianza y “desalojo” lograrán cambiar lo malo de aquélla y reemplazarlo por lo supuestamente bueno que tiene ésta.

En mi opinión, la Concertación debe reemplazarse por siete razones, en orden de importancia, las siguientes:

1- Porque ha impuesto un modelo de sociedad contrario a los valores cristiano-occidentales tradicionales, destruyendo la fe en Dios, las estructuras tradicionales y la familia, empecinándose en construir una sociedad igualitaria sin autoridad, sin principios, sin valores: una sociedad desjerarquizada en que el laissez faire, en todo orden de cosas, parece ser la única norma que se cumple.

2- Porque ha envenenado la mente de niños y jóvenes al extremo de crear pequeños monstruos serviles a causas perversas.

3- Porque ha pretendido –y logrado- cambiar la historia en tal grado que hoy se tienen como verdades reveladas hechos que cualquiera que tenga más de 30 años sabe que son falsos.

4- Porque ha pasado a llevar el Estado de Derecho, manteniendo injustamente encarcelados o procesados a más de seiscientos uniformados inocentes, privados de cualquier juicio justo o recta aplicación de las Leyes y Tratados.

5- Porque ha convertido los espacios públicos y privados en verdaderos patios carcelarios donde los delincuentes imponen su ley.

6- Porque ha hecho de la corrupción y el robo verdaderas instituciones, sin que nadie reciba castigo por apropiarse de aquello que fue puesto en sus manos para administrarse bien y en beneficio de los menos afortunados.

7- Porque ha manejado los fondos públicos y el modelo económico con una ineficiencia tal que Chile no ha alcanzado ni la mitad del desarrollo que su potencial le hubiese permitido.

Pues bien, la Alianza por Chile y su candidato Piñera me parecen inequívocamente más capaces que la Concertación exclusivamente en los puntos cinco y siete. Lo han demostrado cuando han gobernado el país y, ciertamente, en las muchas administraciones comunales a su cargo, como así también, en otras naciones con gobiernos de similar signo ideológico. No puedo dejar de mencionar que la Alianza, eso sí, concurrió con sus votos –algunos, al menos- al aprobarse aberraciones como reformas a las leyes laborales, aumentos de impuestos, el nuevo sistema judicial, el fin de la pena de muerte para delitos civiles, indultos a delincuentes, disminuciones de penas y una serie de otras cosas que han contribuido en gran medida al menor crecimiento económico y al vertiginoso aumento de los niveles de delincuencia.

No tanto así me parece que la Alianza sea mejor alternativa en cuanto al manejo de la corrupción. Baste como ejemplo poner a muchos gobiernos comunales de UDI o RN, en que la repartija de cargos a parientes y amigotes y la apropiación de dineros municipales son pan de todos los días. Asimismo, la Concertación ha demostrado en instancias locales que también tiene gente capaz y de cierta honradez.

En los demás puntos –del uno al cuatro- no me parece que alguno de los dos conglomerados principales tenga mayores diferencias con el otro. Las leyes y disposiciones antifamilia y antivida han contado con apoyos y detractores “transversales”, como se dice ahora. Más de un 70% de los alcaldes de la Alianza apoya el aborto en sus respectivas comunas. Todos, los de acá y los de allá, han tomado como dogma de fe la bandera de los famosos derechos humanos, y la ha usado, ya sea por odio y sed de venganza, ya sea por miedo a la “opinión pública”, ya sea por convicción, en instrumentos para perseguir encarnizadamente a nuestros uniformados –y han dicho que el problema es estrictamente judicial. Casi todos, izquierda y derecha, han concurrido favorablemente a implementar los actuales planes educativos, de amplio permisivismo, tolerantes con el mal, indigenistas, ecologistas y profundamente igualitarios y, desde luego, antirreligiosos. Todos han aplaudido y apoyado entusiastamente manifestaciones populares filo sediciosas que han dejado el principio de autoridad y las más elementales normas de la sana convivencia por el suelo, bastando nombrar los movimientos del sector público y el de los estudiantes para hacerse una buena idea de ello. Todos, sin excepción, han favorecido, por acción decidida o por omisión culpable, el ataque sistemático que se ha hecho a la Iglesia Católica y a los valores tradicionales.

A la luz de lo anterior, alguien podría argumentar que la Alianza supera a la Concertación en “dos aspectos”, razón para votarla y desalojarla respectivamente. Pero resulta que el verdadero triunfo de la izquierda es haber tenido éxito en los primeros puntos y haber logrado que la derecha haya caído en el juego.

¿Sacamos algo con mejorar nuestra economía si vamos a seguir matando guaguas, educando pokemones, encarcelando militares y financiando y aplaudiendo mamarrachos? ¿Sacamos algo con reducir los cartereos o asaltos si cada vez que algún grupo de presión, como empleados fiscales, estudiantes o cualquier otro, se crea con derecho a pedir algo, transforme las calles en campos de batalla o paralice el país, hasta con muertos de por medio?

Yo creo que no. Y lo que es peor, un eventual triunfo de la Alianza por Chile haría que “el sector” –y me refiero a las bases, no a los dirigentes- bajare la guardia, quedare con la sensación, por cierto falsa, de que “ganamos”, con lo que la izquierda terminaría de pasarnos la aplanadora por encima.

Quien no crea, que mire a España y vea lo que pasó cuando Aznar “desalojó” a González. La economía siguió creciendo -tal cual va a pasar acá- y España se terminó de transformar en un burdel, sin darse cuenta y sin que nadie dijera nada. Lo mismo que está pasando y seguirá pasando acá. Les aseguro que un eventual Gobierno de Sebastián Piñera no hará nada por deshacer los cambios culturales que hacen de nuestra Patria, Chile, un lugar irreconocible para quien se ha ausentado estos últimos veinte años.

El mal, por menor que sea, sigue siendo mal, al fin y al cabo.

 

7 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

martes, noviembre 18, 2008

Martirio permanente

No puede dejar indiferente a nadie el caso del detenido desaparecido aparecido del que hemos tomado conocimiento por un par de escuálidas notas aparecidas en la prensa de ayer y de hoy.

Se trata de un fulano que fue detenido en 1973 por la Fuerza Aérea, que estuvo dos días detenido, que vivió dos años en su casa y que finalmente viajó -legalmente- a Mendoza, Argentina, en 1975. Lo anterior, asegurado por testigos –sus vecinos-, quienes también afirmaron que nunca perdió contacto con su familia “original”. Además, renovó en varias oportunidades su Cédula de Identidad, trámite que hizo por última vez en 2002. Finalmente, llegó a su casa hace algunos días, como si nada hubiera pasado.

En el intertanto, su familia lleva 13 años recibiendo indemnizaciones del Estado, incluyendo becas de estudios superiores para dos de sus hijos.

No quiero ahondar acá en la evidente “estafa permanente” que está perpetrando la familia todos estos años, al cobrar beneficios económicos financiados por los contribuyentes todos. Tampoco en la “mentira permanente” que lleva sosteniendo el Gobierno y las asociaciones de derechos humanos al incluir nombres como el de Germán René Cofré Martínez en listas lastimeras, ya sean memoriales, informes varios o nóminas chupa fondos fiscales. Menos, en el “engaño permanente” del que son víctimas muchos chilenos, quienes de buena fe creen que el drama de los familiares es sincero.

Quiero hacer hincapié, en cambio, en dos cosas:

En primer lugar, a la “injusticia permanente” de la que son víctimas nuestros militares, quienes son apuntados con el dedo y, por cierto, perseguidos por la justicia, por haber detenido y desaparecido a mucha gente – en ningún caso, angelitos- a quienes se les presume de tenerlos “secuestrados en forma permanente” para poder encarcelarlos como sus “verdugos permanentes” y así hacer tabla rasa de leyes vigentes… “Ilegalidad permanente”, podríamos llamarlo. Recordemos que ya son varios los casos de gente que ha debido ser borrada de todo tipo de listas, por haberse comprobado que está o viva o muerta, pero no “desaparecida”. Por supuesto que en estos casos nadie les pedirá perdón por la humillación de haber sido tratados como delincuentes, nadie compensará a quienes quedaron sin trabajo por haber estado involucrados en casos de derechos humanos, nadie compensará las cientos de veces en que tuvieron que desfilar ante los Tribunales… Nadie les pedirá ni media disculpa por haberlos tratado como parias, siendo inocentes.

En segundo, quiero hacer notar "la cobardía y el oportunismo permanentes" de los políticos de la Alianza, a quienes, hasta este momento, no les he escuchado ni media letra sobre el particular -un "silencio permanente". Un solo caso de corrupción, una sola ineficiencia, un solo peso mal gastado, siempre han bastado para que presuman –muy sueltos de cuerpo- que dichos casos son “la punta de lanza” que permite descubrir otras redes o conductas impropias… ¿Por qué no un caso de un detenido desaparecido aparecido? ¿Quién dice que no hay muchos otros? ¿Qué justifica el silencio de RN y la UDI?

¿Quieren acaso los políticos ser aprobados en una especie de “prueba de la blancura” que les dé legitimidad ante la masa enceguecida por treinta y tantos años de propaganda ignominiosa y de mentira sistemática?

No señores. La izquierda lleva ya casi cien años mintiendo. Ellos mismos lo han reafirmado en cuanta oportunidad han tenido para hacerlo, desde los tiempos de Lenin en adelante, no siendo esta la ocasión para no hacerlo. Es parte de su ideología, de su cultura.

Estaría bien, aunque fuere por una vez, que la “derecha” chilena nos muestre que aún le queda algo de nobleza y que está dispuesta a hablar con la verdad, con los principios, mas no con oportunismo. No sigan con su típica “hipocresía permanente”. Si no lo quieren hacer para limpiar su conciencia, háganlo por lo menos para limpiar, aunque sea un poco, el prestigio y el buen nombre de nuestros militares. Mal que mal, sus puestos, sus bienes y, muchas veces, sus vidas, se las deben a ellos. No hagan de su martirio, un "martirio permanente".

 

11 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

martes, septiembre 23, 2008

¿Quieres darme tú la mano?

Los mártires de hoy no tienen esa suerte. Nadie, ninguno de los que hoy sufren, tiene la suerte que si tuvieron nuestros uniformados de antaño. Nunca faltó el compañero de armas que les dio la mano o les cargó el fusil… o el civil que les acogió en la dificultad.

Hoy, más de seiscientos están tras las rejas o en camino de estarlo. Y hoy se sumaron trece a la lista. Trece distinguidos marinos que fueron procesados y encarcelados por que la Armada de Chile, sí, la Armada de Chile, tiene secuestrado en sus unidades a un sacerdote guerrillero que fue detenido por ocultar armas y por tratar de dinamitar un puente ferroviario a la hora en que debía circular un tren con seiscientos niños de edad escolar.

De Ripley. Porque resulta que el sacerdote de marras está muerto. Tan muerto está, que los canales de televisión y los diarios de gobierno así lo manifiestan. Tan muerto está, que sus correligionarios así lo manifiestan. Tan muerto está, que su hermana le lleva flores al cementerio –al menos así lo mostró hoy TVN en el noticiario de la tarde. Tan muerto está, que así lo ha reconocido la parte acusadora de la causa en alegatos ante la Corte de Apelaciones que he tenido la oportunidad de presenciar. Y tan muerto está, que el Comandante en Jefe de la Armada no se traga el cuento y no ordena a sus subalternos que lo “hagan aparecer” para así liberar de culpas a sus antiguos superiores o subalternos que hoy deben pagar cárcel.

Pero claro, es más fácil hacerse el idiota y mirar para el lado, total, ¡metan presos a los viejos, así nos convertiremos en un país “reconciliado”!

Y no sólo eso; para “reconciliarnos” aún más, démosle todas las facilidades a un par de cineastas comunachos para que filmen en recintos navales y ocupen de extras a personal naval en servicio activo para que así podamos seguir “reconciliándonos”… Lógico, así los chilenos sabremos la verdad y habrá “reconciliación”…

El problema es que esa “reconciliación” no es más que un par de sonrisitas para las cámaras con que se autocomplacen los políticos de izquierda con los altos mandos… “Tu te quedas callado y yo te doy un puesto cuando salgas a retiro…”. “Tú te quedas callado y yo le digo a mis amigos, los jueces, que no te toquen…”.

Francamente me da vergüenza. Me da vergüenza porque soy hijo de Marino y nieto de Carabinero y sé que mi padre y mi abuelo no hubieran dudado ni un instante y hubiesen actuado de otra forma –como de hecho en su oportunidad lo hicieron.

Del resto de quienes tienen algún poder, ni hablar. Tan sólo he escuchado palabras –no he presenciado acciones- de un Senador y un par de Diputados protestando por la lamentable situación por la que atraviesan nuestros uniformados. ¡Y vaya que tienen harto que agradecerles los políticos! ¿Cuántos de ellos estarían en la comodidad de sus cargos o podrían disfrutar de la seguridad que hoy tienen sus familias y sus empresas de no mediar la acción de quienes hoy pagan culpas ajenas? Me atrevo a asegurar que ninguno.

No sé cuándo va a terminar esto. En lo personal, no creo que ninguno de los procesados o condenados tenga vida suficiente para poder disfrutar con la tranquilidad que bien merecida se tienen de sus nietos, de vivir en paz los últimos años con sus respectivas esposas.

Lo que sí sé, es que Dios y la historia los pondrán en el lugar que merecen, y que finalmente llegará el día en que los chilenos les rindamos un justo homenaje y les pidamos perdón. Porque si de pedir perdón se trata, hay que ver que ellos se lo tienen más que merecido. No los que quisieron destruir Chile; menos aún, los que lo están destruyendo ahora.

 

30 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

lunes, septiembre 22, 2008

31 de Octubre, 18 de Septiembre, 12 de Octubre


Chile como Nación tiene algo menos de 500 años de historia, y no 200, como pretende hacernos creer la propaganda oficial –propaganda que se ve exacerbada por estas fechas en que se “celebran” las llamadas Fiestas Patrias. En términos simples, se reconoce como “chilenidad” sólo la parte de nuestra historia marcada por la ilustración y no aquella fuertemente inspirada por el catolicismo, y que fue, sin duda, la que definió nuestro carácter y nos dio un sello particular como país.

Durante estos mismos 500 años, se han dado los tres procesos históricos más fundamentales de la era moderna, los tres en fechas semejantes, los tres representando un avance sistemático de la apostasía de la verdad de Dios y los tres, de gran influencia en nuestra historia: en 1517, el protestantismo, o apostasía contra la Iglesia Católica; en 1717, la masonería, o apostasía contra Nuestro Señor Jesucristo; y, en 1917, el comunismo, o apostasía contra Dios.

La publicación en 1517 de las tesis de Lutero marca el inicio del protestantismo y se parte borrando de un plumazo “la mitad” de la verdad: Se sigue aceptando la mediación de Cristo hacia Dios, pero no la de la Iglesia hacia Cristo; se acepta la revelación –las Escrituras- pero no la tradición –el Magisterio-; sólo la gracia y no la mediación a través del sacerdocio y los sacramentos; sólo Dios y nada a través de los Santos del Cielo.

La masonería, fundada en 1717 -curiosamente, sus artífices fueron protestantes, Désaguliers y Anderson-, vuelve a borrar “la mitad” de lo que va quedando de verdad: se rechaza ahora la revelación de Dios en el mundo. La masonería no es atea, sino deista; postula que Dios –el gran arquitecto- deja de actuar en el mundo después de la creación. La consecuencia inmediata es el agnosticismo o la imposibilidad de conocer la verdad y consecuentemente, el liberalismo, o libertad en vez de autoridad, o relativismo en vez de moral verdadera.

La revolución comunista de 1917, inspirada en la Revolución Francesa, especialmente en Rousseau (masón), termina por borrar a Dios, por institucionalizar el ateísmo, no como un elemento externo, sino esencial. Pretender que el comunismo es meramente un sistema político-económico y que el odio a Dios es algo externo o circunstancial es simplificar dicha ideología al extremo y no advertir que las más grandes persecuciones de cristianos se han dado bajo el yugo de la hoz y el martillo o que los modernos gramscianos rescatan de Marx y de Lenin principalmente su antiteísmo militante.

Este proceso de apostasía, que analizado a nivel global se aprecia en toda su coherencia y consecuencia, y que terminó por infiltrar la Santa Iglesia en su forma de progresismo, está obviamente presente en los procesos histórico-sociales de Chile, quizás no en la misma secuencia o con la misma fuerza. El resultado final, sin embargo, sigue siendo el mismo.

La menos evidente, pero quizás la más arraigada, es sin duda la influencia de la masonería. Muy probablemente tiene esas características por dos razones: primero, porque el proceso se inició en Chile hace más de doscientos años, siendo la ‘Independencia’ tan sólo su consolidación. Si bien es verdad, la Primera Junta juró lealtad al Rey legítimo, su constitución tan sólo vino a legitimar entre un sector importante de la población la ‘necesidad’ de desligar políticamente a Chile de la Corona Española. Obviamente, y como es común a todos los procesos sociales, los ilustrados de la época encontraron acogida en incautos, principalmente entre la clase aristocrática, con lo que el sentimiento antimonárquico se extendió a gran parte de la gente, sin que ésta advirtiera que le era útil a una causa profundamente anticatólica. En segundo lugar, la continua propaganda que ha hecho creer a generaciones, y hasta nuestros días, que el bando triunfador de la guerra civil correspondía a los verdaderos chilenos –los ‘Patriotas’, los ‘buenos’- en contraposición al bando derrotado, los Realistas –o ‘malos’. La verdad, un grupo de chilenos se impuso sobre otro. O un grupo de súbditos de la Corona Española se impuso sobre otro, como quieran verlo. Lo que es un error histórico –pero muy conveniente como discurso- es que los chilenos se impusieron sobre los españoles.

Pese a lo anterior, la masonería no logró extirpar el profundo catolicismo de Chile. Es verdad, logró la separación de la Iglesia del Estado, logró finalmente imponer un sistema político y jurídico que es fiel reflejo de los principios que inspiraron la Revolución Francesa. Pero la gente seguía pensando como católica, seguía comportándose como católica, seguía teniendo un discurso católico, en definitiva, seguía siendo católica. Faltaba un detonante, algo que permitiera extirpar definitivamente a Dios de nuestra sociedad.

Como en todo el resto de occidente, la ‘ayudita’ vino desde adentro. Con los años ’60 el progresismo arremetió con fuerza, y lo que no había logrado el comunismo -Frente Popular, radicales, Unidad Popular- lo logró la propia Iglesia Católica: sacar a Dios de nuestras vidas. Lo hizo sacándolo de sí misma, adoptando un discurso antropocéntrico cuya consecuencia más obvia fue el crecimiento explosivo de las sectas evangélicas, que este año contarán con su propio día feriado, el 31 de Octubre, y para agravio de los católicos, a costa del Día de la Raza, quizás el festivo de más simbolismo por conmemorar el inicio de la evangelización y civilización del continente.

En lo político, económico y cultural, la Iglesia dio, a partir de los años ’60, un decidido y determinante apoyo a la izquierda, quien no logró imponer el modelo a la usanza de Lenin, pero sí logró imponerlo en su forma gramsciana, a través de nuestros últimos Gobiernos y sin ninguna resistencia –más bien con el apoyo- de los grupos reaccionarios.

Lo que tenemos ahora es un país en que cada día hay menos católicos y los que aún declaran profesar dicho credo, lo hacen sin convicción. Triunfo de Lutero. Tenemos un país que cree a pie juntillas en el ‘dogma’ de los derechos humanos, la democracia, el liberalismo, la igualdad de sexos, la falta de autoridad y de jerarquías. Triunfo de la masonería. Tenemos un país que idolatra al medio ambiente, considera que Semana Santa es un feriado largo para descansar y la Navidad una fecha en que se hace regalos, ve con buenos ojos el esoterismo, el paganismo y el indigenismo, y definitivamente piensa que Dios ‘es un mal, afortunadamente superado’. Triunfo del comunismo.

Lo triste es que dichos triunfos han contado con el silencio, cuando no con el entusiasta apoyo, de toda la Jerarquía de la Santa Iglesia. Dios se apiade de ellos.

 

9 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

martes, septiembre 16, 2008

Las Leyes: ¿Para cumplirse? ¿Para interpretarse? ¿Para todos?

El día Viernes 20 de Julio de 2007, estacioné el auto en el mismo lugar donde se encuentra el Suzuki Vitara rojo de la foto. Como era de esperarse, me fue cursada una infracción; el día 2 de Agosto tuve que pagar algo más de cuarenta y nueve mil pesos a beneficio de las arcas de la Municipalidad de Valparaíso. Lo hice sin chistar, me había estacionado en un lugar cuya señalización lo prohibía expresamente, tal cual se puede apreciar en la imagen siguiente:


Siempre me había estacionado ahí, lugar que cuenta con 'cuidadores' de autos 'autorizados', y nunca ningún Carabinero o Inspector Municipal –funcionarios que había visto varias veces en el lugar- me había dicho nada; más aún, la primera vez que lo hice, el cuidador me había manifestado que “ahí se podía estacionar”. Como buen chileno, hice caso omiso del letrerito y dejé el auto, ya que iba cerca y me daba lata caminar.

Pues bien, el lugar de la fotografía es la esquina de las calles Juana Ross y Victoria, Valparaíso. Resulta que la esquina en cuestión no es una esquina cualquiera, sino la entrada de autoridades y público del Edificio del Congreso Nacional, tal cual puede apreciarse en la siguiente fotografía:


Nótese el letrero con la prohibición, y encerrado en el círculo rojo, un Carabinero. La primera y la segunda imagen fueron tomadas con 20 segundos de diferencia, hoy 16 de Septiembre, y ninguno de los vehículos mal estacionados fue multado. Como tenía algo de tiempo, me acerqué a conversar con el funcionario policial y le conté que a mí, por pararme donde mismo, me habían pasado un parte. Mi sorpresa fue mayúscula cuando el policía se encogió de hombros y me respondió: “tiene usted toda la razón, pero resulta que hay instrucciones del congreso de autorizar, 'los días Martes, Miércoles y Jueves que no corresponden a semana distrital', el estacionamiento de vehículos en toda la cuadra, ya que los 'periodistas y los funcionarios de Gobierno de nivel medio” no tienen dónde pararse'. Le contesté que en la cuadra del lado había parquímetros, los que estaban frecuentemente disponibles… me miró con una expresión como tratando de decirme “no sea h… cómo se le ocurre que un periodista o un funcionario de Gobierno va a estar pagando parquímetro…” (pobrecitos).

Al respecto:

Primero: La Ley 18.290 (Ley de Tránsito) expresa lo siguiente:

Artículo 1°.- A la presente ley quedarán sujetas todas las personas que como peatones, pasajeros o conductores de cualquiera clase de vehículos, usen o transiten por los caminos, calles y demás vías públicas, rurales o urbanas, caminos vecinales o particulares destinados al uso público, de todo el territorio de la República (entiendo que los 'periodistas y los funcionarios de Gobierno de nivel medio' están incluidos en la categoría).

(…)

Artículo 157.- La detención en sitios no autorizados para estacionarse, se permitirá sólo por el tiempo mínimo necesario para tomar o dejar pasajeros.

Artículo 159.- Se prohíben las siguientes detenciones y estacionamientos:
1.- En cualquier lugar en que las señales oficiales lo prohíban;
2.- En aceras, pasos de peatones o lugares destinados exclusivamente al tránsito de los mismos;
3.- En doble fila, respecto a otro vehículo detenido o estacionado en la calzada junto a la cuneta;

(…)

Artículo 160.- Se prohíbe además estacionar: (…)

3.- A menos de diez metros de una esquina.

Segundo: Dicho cuerpo legal fue aprobado con su última modificación (10 de Diciembre de 2005) por el Congreso Nacional. Sí, el mismo Congreso que instruyó a Carabineros y a los Inspectores Municipales a que hicieran vista gorda de su cumplimiento.

Tercero: No soy yo, sino los mismos congresistas, quienes sostienen en forma majadera en su discurso que todos los chilenos somos iguales y que no hay ciudadanos de primera o segunda clase. No veo por qué, entonces, 'periodistas y los funcionarios de Gobierno de nivel medio' pueden contravenir la norma y los demás mortales no podemos.

Cuarto: De acuerdo a la misma Ley, en el Artículo 161 se obliga a Carabineros e Inspectores Municipales a retirar a los vehículos mal estacionados, por lo que los policías y los inspectores que constatan las reiteradas infracciones que se producen todos 'los días Martes, Miércoles y Jueves que no corresponden a semana distrital' están faltando a su deber.

Quinto: Por último, el Artículo 163 faculta a las Municipalidades para limitar el estacionamiento en horas y lugares determinados. Bastaría cambiar la señal por otra que prohibiese “excepto Martes a Jueves etc…”, con lo que se evitarían confusiones e infracciones cometidas por incautos. Claro, disminuiría la recaudación por concepto de infracciones de tránsito…

Hago estos comentarios porque todos los días se escucha a políticos quejarse de lo desprestigiado que está el Poder Legislativo y la actividad en general –desprestigio tan sólo superado por el Poder Judicial. Lo increíble, es que los mismos personajes hacen sesudos análisis y gastan valioso tiempo para encontrar soluciones a un problema que se arregla en forma elemental: dedicándose a trabajar para lo que fueron electos y dando el ejemplo. Y obviamente, haciendo cumplir las leyes que ellos mismos redactaron.

 

3 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

lunes, septiembre 15, 2008

Elecciones norteamericanas y voto católico


Me llegó hace algunos días un video producido por la asociación “Catholic Vote”, ligada a la Conferencia Episcopal norteamericana.

El documento pretende entregar orientaciones a los votantes católicos frente a las elecciones generales de noviembre próximo en dicho país. Se parte afirmando que es responsabilidad de todo católico el hacerse oír; que hay mucho en juego, y que siendo todos los temas importantes, algunos son mucho más trascendentes que otros –puntualmente, el video destaca el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural y el fortalecimiento de la familia por sobre otros factores a considerar, importantes sí, pero no tan relevantes, como el poderío militar y el éxito económico o el cuidado del medio ambiente.

Hasta el momento, razonable, y plenamente concordante con lo que enseña el Magisterio. Pero… y como es habitual en todas las recomendaciones pastorales posteriores al Concilio Vaticano II, la conclusión final es un tibio “vote en conciencia”, como si el bien y el mal fueran un problema de “conciencia” y no verdades absolutas… claramente, en noviembre los norteamericanos tendrán que escoger entre una opción que es partidaria, entre otras cosas, del aborto, la eutanasia, el “matrimonio” y la adopción de hijos por parejas cuyos miembros son del mismo sexo, etc. y otra que, al menos en el discurso, no lo es. Obama-Biden o McCain-Palin; Demócratas o Republicanos. Ciertamente, para un católico no es lícito elegir “en conciencia”.

Más grave aún, es que el ya tibio “vote en conciencia” no es tal, ya que en el mismo video se exaltan figuras de triste memoria, todas ligadas al Partido Demócrata: el socialista John Kennedy y el activista revolucionario Martin Luther King: un claro llamado a votar por dicha agrupación.

Como broche de oro – aunque no ligado con el tema electoral- se hace una apología de la colaboración entre católicos y judíos –no más del 3% de la población-, siendo que éstos son los principales responsables de la pérdida de valores en occidente, en Estados Unidos en particular. Basta ver el cine de Hollywood o las principales cadenas informativas: son los más grandes promotores del libertinaje y la destrucción de la familia.

Nada nuevo bajo el sol, en todo caso. Dicha actitud mentecata y abiertamente izquierdizante la conocemos más que de memoria acá en Chile.

 

2 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

jueves, agosto 21, 2008

Sobre el alza de la asignación para combustibles de los Diputados

Desde que se hizo público, hace un par de días, que la Comisión de Régimen Interno de la Honorable Cámara de Diputados había aprobado un aumento en la asignación para combustibles, el país completo reaccionó como si se hubiera disminuido a la mitad el presupuesto de salud o si se fuere a eliminar el subsidio habitacional. La reacción fue absolutamente destemplada y desproporcionada.

Desproporcionada digo, porque se armó un tremendo escándalo por el alza en un ítem que, tal como se entiende la labor parlamentaria hoy en día, considero absolutamente necesario. Y quienes pusieron el grito en el cielo por dicho aumento fueron justamente quienes entienden dicha labor de dicha manera. Me explico:

Se usó como argumento, que un Diputado, para desempeñar bien sus funciones, debe recorrer su distrito, cosa que demanda un elevado consumo de gasolina o diesel.

Pero el problema de fondo acá es que Chile es un país unitario, no federal. El voto de los representantes de Arica tiene el mismo valor que el de los de Punta Arenas o el de Isla de Pascua, incluso así se trate de Leyes Especiales. Por lo que los señores Diputados no tienen por qué “andar recorriendo el distrito”, haciendo la pega que corresponde a los Intendentes, Gobernadores y Alcaldes. Su tarea es legislar y fiscalizar, y resulta que perder tiempo legislativo –una semana al mes- usándolo en demagogia distrital me parece bastante más escandaloso y económicamente perjudicial que un aumento de ciento veinte millones en la asignación para combustibles.

No soy de los que cree que los Diputados –y Senadores- “no hacen nada y se llenan los bolsillos de plata”. Más aún, creo que su trabajo es bastante más arduo y estresante que el de un ejecutivo del sector privado, quien muchas veces gana mucho más. Personalmente los he visto trabajando hasta las tantas por aprobar un buen proyecto o por mejorar uno malo, y creo que ese trabajo debe ser recompensado con un buen sueldo.

Pero, dedíquense a legislar, no a andar regalando pollos ni tomando tecito con cuanto fulano se les cruce por delante. Que para eso están los asesores y quienes trabajan en las respectivas oficinas distritales. Para eso están las autoridades comunales, provinciales o regionales. Y para eso tienen una asignación. Súbanla, mejoren a su gente, pero quédense en el Congreso. Ahí se les necesita, no donde la señora Juanita. De paso, se anotarían un poroto... recuerden que son el grupo más desprestigiado en Chile, junto con el Poder Judicial.

 

3 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

martes, agosto 12, 2008

Para que no quede ninguna duda


Muchos me han preguntado si defiendo a Carmencita Weber de Lagos por el hecho de ser mi amiga, poniendo en duda el que ella fue una persona mentalmente sana. Transcribo acá lo que expresa el certificado otorgado por una Médico Psiquiatra, exactamente tres meses antes de su muerte, y que fue rescatado del incendio de su casa:

"La suscrita certifica que la Sra. Georgina Weber Aliaga, RUT 4.663.796-8, 66 años, se encuentra en este momento en plena capacidad de sus facultades mentales, físicas y racionamiento.

"Puede conducir vehículos motorizados.

"Se extiende este certificado a petición de la interesada."

(Firmado)
Dra. Ivette Cáceres Boutin
Psiquiatra
RUT 5.569.499-0

Extendido en Viña del Mar, a 8 de Mayo de 2007

 

2 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

sábado, agosto 09, 2008

Carmencita, a un año de tu asesinato


Muchos dirán que mi amiga Carmencita murió de muerte natural. Que nunca se encontró un asesino, una bala, una ampolla de cianuro ni nada por el estilo. Es verdad, nunca se encontró nada de eso. Un 8 de Agosto, hace exactamente un año, Carmencita Weber de Lagos amaneció muerta –según el informe del médico de La Moneda, de un paro cardiorrespiratorio- en la cabaña donde había tenido que mudarse después del sospechoso incendio que había reducido su casa de Concón a cenizas. Esto, solamente un par de meses antes, hecho que la había dejado literalmente en la calle, sin sus recuerdos, sin sus cosas, sin su ropa, sin su “privacidad” –término que pongo entre comillas porque en realidad, tal cual sucedía en los países del bloque soviético, nunca la tuvo.

Pero, me pregunto hasta qué punto puede considerarse como muerte natural el deceso de una persona de su edad –sesenta y tantos años- cuya causa no es un acto de violencia física como un golpe o un balazo, envenenamiento, o nada por el estilo, sino el haber vivido los últimos cuarenta años, dos tercios de su vida, sometida a las más crueles torturas emocionales que puede soportar una persona.

Influyo, sin duda, lo monstruoso que fue su marido Ricardo Lagos Escobar, quien más allá del daño físico que más de alguna vez le hizo –Carmencita recordaba cuando fue arrojada por las escaleras, quebrándose algunas vértebras-, le causó, creo yo, la pena más grande de su vida, cual fue el quitarle a sus hijos, Ricardo y Ximena, poniéndolos en su contra, y, por extensión, a sus nietos, a quienes pudo ver quizás tan sólo unas pocas veces en su vida. Esto no lo sé por boca de ella, sino que me consta a mí, ya que la acompañé en muchas oportunidades en sus gestiones –llegando incluso hasta el mismísimo Palacio de La Moneda- para lograr comunicarse con sus hijos y nietos, siempre sin buen éxito.

También le hicieron daño sus hijos, quienes ya mayores de edad y capaces de razonar y tomar decisiones por sí mismos, nunca dejaron de tratarla de loca, y no contentos con eso, de ventilarlo por la prensa, y sin derecho a réplica. No sólo la trataron de enferma mental, sino también de alcohólica –cosa que me dijo la mismísima Ximena Lagos Weber en una conversación telefónica en Febrero de 2007, siendo que en los muchos años que la conocí jamás la vi tomarse más de media cerveza-, sino que también llegaron al extremo de internarla en clínicas psiquiátricas, sin orden judicial ni médica. ¡A la propia madre! Mi opinión en relación con la conducta de sus hijos pueden leerla en este artículo.

Muy mal se portaron también sus “amigos” del mundo de la política, en particular los de la Alianza por Chile, quienes literalmente se aprovecharon de ella cuando creyeron que podría servirles para obtener algún beneficio político (recuerden la franja del Sí), pero luego, y al ver que la popularidad de su marido Lagos Escobar subía, hicieron comparsa con él, dejándola abandonada a su suerte. La “dada vuelta de chaqueta” de Jovino Novoa es algo que Carmencita siempre recordó con pena, ya que ella le tuvo sincero aprecio.

El círculo de Carmencita quedó reducido a unos pocos amigos –muchos de quienes, quizás por miedo, tampoco la defendieron-, quienes tratábamos de suplir en parte el cariño que sus hijos le negaban, y a uno que otro “casero”: su verdulero, su peluquero, la persona que iba a hacerle el aseo. Nadie más. Comprenderán entonces, tal como dice un antiguo chiste, que “era natural que muriera”, de pena, de estrés, llámenlo como quieran. En buen castellano, terminaron matándola. Entre el marido y los hijos, por mucho que hayan puesto carita de pena en su funeral. Prueba de ello es el estado de lamentable abandono en que está su tumba en el Parque del Recuerdo, llena de tierra y sin ni media flor, la que según antecedentes de que dispongo, sólo la hemos ido a ver cinco personas desde el día que fue enterrada, número que por supuesto, no incluye a sus hijos.

Confío en que Dios le haya compensado todo su sufrimiento terrenal con la dicha de poder estar disfrutando de su Gloria eterna. Bien merecido se lo tenía Carmencita.

 

1 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

viernes, agosto 01, 2008

Lealtades mal entendidas


Las personas que me conocen saben perfectamente que no soy partidario de los partidos políticos –pese a haber militado en dos- ni del voto popular como método para generar autoridades: ambos son inmorales e ineficientes, pues privilegian la “verdad estadística” por sobre la Ley de Dios, el derecho natural y el bien común y la opinión de la masa ignorante por sobre la sabiduría de los capaces.

Entiendo perfectamente, eso sí, que a algunos les agrade la democracia partidista, traten de hacer el bien desde algún partido político y sean leales a sus principios y postulados, en la medida que éstos representan sus valores.

Lo que me cuesta entender es que haya personas que hagan gárgaras con el asuntito de la fidelidad a la Ley de Dios o que se ufanen de mantener principios fuertes e incorruptibles e insistan, con una pertinacia enfermiza, en apoyar a candidatos o proyectos que de conservadores o tradicionales no les queda ya ni siquiera el nombre.

Realmente me cuesta entenderlo.

Revisando la prensa de hoy, me encontré con la esta noticia.

¡La Alcaldesa de Viña, Virginia Reginato, siguiendo los pasos del actual Alcalde de Estación Central y candidato por la Comuna de La Florida, dispuesta a entregar la “píldora del día después” si el Concejo Municipal así lo estima adecuado! ¡Más encima, esperando una solución “jurídica” para un tema eminentemente ético ya zanjado por los laboratorios que producen y comercializan la droga y sentenciado por las autoridades religiosas!
Díganme, ¿y si el Concejo decide autorizar el funcionamiento de un barrio rojo? Recordemos que en alguna oportunidad la idea ya fue propuesta por la Alcaldesa de Viña, cosa que afortunadamente no prosperó.

Siguiendo esa lógica, una mayoría popular y circunstancial podría determinar que el asesinato y la violación no sean delito, y por lo tanto, conductas no punibles. O un eventual plano regulador, determinar que en las áreas urbanas no pueden funcionar Iglesias.

Pese a todo, ahí tenemos a una masa idiotizada de militantes poniendo a la autoridad edilicia por sobre Dios y por sobre los intereses de Chile… ¡El partido primero! En buen Castellano, el propio bolsillo, los propios intereses. ¡Sí, los mismos que en la calle y en las tribunas del Congreso han llegado incluso a los golpes y que han vomitado toneladas de tinta escribiendo a los medios para defender “la vida del que está por nacer” ahora defienden a quien no pondrá objeción a la ejecución de abortos químicos “si el Concejo así lo decide”!

Que Dios se apiade de ellos.

 

2 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

viernes, mayo 30, 2008

General Bernales: ¿Accidente o asesinato?

Recuerdo claramente, que pasados unos meses del atentado al Word Trade Center en Nueva York y al Pentágono en Washington DC, se empezaron a barajar hipótesis que culpaban derechamente al Gobierno norteamericano de su autoría y su ejecución.

-“Estás loco, si todo el mundo sabe que fueron los musulmanes… y ellos son salvajes… Cómo se te ocurre, Bush es adalid de la democracia, de la libertad y de la guerra contra el terrorismo” –decía medio mundo, sin siquiera cuestionarse detalles tan simples como el hecho de haberse encontrados intactos los pasaportes –plásticos- de los “terroristas árabes” en el mismo lugar donde el combustible de dos Boeing 757 recién despegados había destruido dos rascacielos de ciento diez pisos –de fierro y concreto- y las dos aeronaves completas –metálicas también… Sin reparar que fue demolido “programadamente”, y en cuatro horas, otro edificio, el WTC 7, un edificio de treinta y cinco pisos aledaño, para evitar que cayera… en una operación que normalmente toma tres semanas para estructuras de similar tamaño y composición… Sin reparar que a escasos centímetros del forado que otro B 757 dejó en el Pentágono, destruyendo alrededor de cincuenta metros –medidos en profundidad- de concreto, había escritorios de madera y archivadores de papel y cartón, intactos, los que misteriosamente sobrevivieron luego de la explosión y del incendio provocados por las miles de toneladas de combustible del avión, que dicho sea de paso, sus restos nunca fueron encontrados.

Como era de esperarse, la evidencia y las pruebas fueron rápidamente “clasificadas”. Lo seguirán estando durante alrededor de 75 años. Quien dude de la versión oficial, irremediablemente será tildado de demente y de antipatriota.

Son los misterios de la política exterior norteamericana y las justificaciones para recuperar el patriotismo dormido desde la derrota de Vietnám, para invadir Afganistán e Iraq y capturar a Bin Laden y a Hussein respectivamente. Y de paso, aumentar las ya jugosas utilidades de la industria militar norteamericana y la fortuna personal de la familia Bush, socia de los Bin Laden. Y lograr el verdadero y último objetivo: consolidar la hegemonía judeo-norteamericana y la implantación del nuevo orden mundial, anticristiano, y que “casualmente” favorece por igual a judíos y a musulmanes. Sí, a los satánicos y perversos musulmanes.

Pues bien, nuestra política criolla, incluyendo la de nuestros vecinos hispanoamericanos, también tiene sus misterios e intrigas.

La última –y lo sostengo a riesgo de ser tildado de demente, al igual que en 2001, es la muerte del General Director de Carabineros, don José Bernales, en un accidente aéreo en Ciudad de Panamá.

Sin que se conozcan aún, a horas de la tragedia, muchos detalles de los acontecimientos, hay varias cosas que pueden relacionarse entre sí y que permiten desarrollar la teoría de una conspiración macabra y bien urdida. Veamos:

-Es de público conocimiento que el General Bernales era el más firme de los cuatro mandos militares chilenos, y el único que se atrevía a pararle el carro a la Presidente Bachelet y su Gobierno, como asimismo a manifestar su disconformidad frente a situaciones que le parecían irregulares, ilegales o simplemente reñidas con la justicia o el principio de autoridad (como los procesos contra uniformados o las desautorizaciones hechas a Carabineros en cumplimiento del deber).

-Es de público conocimiento que el General Bernales tenía una visión especialmente crítica de la política exterior venezolana –en realción con los temas de seguridad nacional- y de la influencia de Chávez sobre las FARC.

-Es de público conocimiento que el General Bernales siempre sostuvo que para poner a buen resguardo a nuestros países de la amenaza terrorista y del narcotráfico, debía neutralizarse a dicha organización guerrillera, usando todos los medios legales y militares disponibles.

-Es de público conocimiento que el General Bernales estaba en Panamá asistiendo a una Conferencia contra el terrorismo, en calidad de Presidente de los Cuerpos Policiales hispanoamericanos, conferencia en que el principal tema de seguridad tratado fue cómo desmantelar y combatir a la guerrilla y el narcotráfico, en particular, las FARC.

-Por último, es de público conocimiento que Chávez ya había atacado –“amenazado” en forma solapada- a otro jefe policial chileno, el Director de la Policía de Investigaciones, don Arturo Herrera.

A todas estas consideraciones de “tipo preliminar”, podemos agregar una serie de hechos que han sido dados a conocer, principalmente por la prensa panameña, y hacernos algunas preguntas:

-¿Por qué testigos afirman que vieron saltar al mar, segundos antes del accidente, a dos tripulantes del helicóptero?

-¿Por qué Servicio Aéreo Nacional, a través del sistema de compras del Estado panameño, requería, y en carácter de urgente, justamente el repuesto que aparentemente falló en el Bell-UH-1N capotado, para ese mismo helicóptero, y misteriosamente, en el mismo momento del accidente, retira la publicación del sitio web? ¿Cuándo fue subido el aviso?

-¿Sabía la tripulación del helicóptero que el aparato necesitaba repuestos urgentes? ¿Lo sabía Carabineros de Chile? Resulta que ningún piloto vuela una aeronave en esas circunstancias, a menos que se trate de un suicida. Y ningún equipo de seguridad autoriza al máximo jefe policial a volar en una aeronave bajo esas circunstancias, a menos que sea cómplice de asesinato, cosa que me cuesta demasiado creer.

No vaya a ser que este caso se trate de una conspiración al estilo del asesinato de Kennedy. Que todos nos traguemos la teoría del accidente, y que cuando los responsables estén todos muertos nos enteremos de la verdad. O que nos enteremos antes y no creamos. –“Inventos del fascismo reaccionario”, dirán todos.

Pero, resulta que el Estado panameño ha sido históricamente corrupto. Para nadie es un misterio. Y el actual Gobierno chileno ha sido (y es y seguirá siendo), evidente en sus muestras de indisimulada simpatía hacia las FARC y hacia el Gobierno de Chávez.

Es lo que creo. Nuestra Concertación gobernante ha dado suficientes muestras de maquiavelismo a lo largo de estos últimos años. El asesinato del senador Guzmán, la fuga de la Cárcel de Alta Seguridad y el Caso Spiniak son buenos ejemplos que nos muestran conspiraciones urdidas desde el gobierno, o al menos, con su descarada complicidad, en que éste ha salido bien parado y que le ha permitido avanzar en la instauración de su perversa cosmovisión social y cultural. De la revolución.

Sólo el tiempo nos dirá si me equivoco o no.

 

28 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

sábado, mayo 24, 2008

A mis amigos que militan en la UDI

Otra más del Alcalde Gustavo Hasbún

Leí en la prensa que el Alcalde de Estación Central, y militante UDI, Gustavo Hasbún, resolvió entregar en los consultorios de su comuna la droga abortiva denominada popularmente “píldora del día después”.

Frente a semejante determinación –que a estas alturas ya no me sorprende en absoluto-, creo que quienes aún militan en la Unión Demócrata Independiente deben hacer todo lo que esté a su alcance para lograr la expulsión de dicho Edil de la colectividad.

De no lograrlo, deben presentar la renuncia al partido. El trámite toma no más de 10 minutos y es gratuito. Sólo así demostrarán que su discurso y opiniones no son sólo “de la boca para afuera” y “para la galería”, sino que representan una real convicción.

No se saca nada con escribir sesudos documentos, organizar seminarios y charlas, manifestaciones públicas, etc., si al mismo tiempo se tolera que personajes de dudosa estatura moral sean sus correligionarios.

No sigan apoyando, ya sea por acción u omisión, la destrucción de lo poco que le va quedando de cristiano a nuestro sufrido Chile. Por sobre todo, no sigan siendo cómplices de esta verdadera carnicería que significa el asesinato de niños.

Dios nos pedirá cuentas a todos. Por lo que hicimos y por lo que no hicimos. Y de todas maneras por apoyar a una colectividad que tolera en sus filas a elementos como el Alcalde Hasbún.

Es mi opinión.

 

33 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

miércoles, mayo 21, 2008

Vendiendo el sofá y otras hierbas

Cada vez con más frecuencia, al encender el televisor a la hora de las noticias, me da la sensación de que el estúpido soy yo. Se supone que los alcaldes son personas de cierta inteligencia, por lo que las medidas que toman tendrían que reflejar dicho nivel intelectual.

Resulta que en las noticias de hoy 20 de Mayo, nos informaron que la Ilustre Municipalidad de Valparaíso, con el fin de evitar que los manifestantes de siempre destruyeren el mobiliario urbano, había ordenado retirar teléfonos públicos, basureros y todos aquellos elementos susceptibles de ser destruidos, incendiados o usados como proyectiles por los delincuentes de siempre. Ello, en vez de prohibir manifestaciones públicas –las que todos sabemos cómo terminan-, y en caso de producirse, reprimirlas con toda la fuerza a su alcance –léase armamento militar. ¡Simplemente insólito! Con dicha falta de pantalones o de determinación para mantener el orden, no es de extrañar que las autoridades norteamericanas hayan prohibido o sugerido a sus efectivos de visita en la zona que se abstuvieran de visitar la cuidad “Patrimonio de la Humanidad”.

Dicha falta de cojones –o manifiesta complicidad con el vandalismo- parece ser una constante en nuestros tiempos. Y en el mismo Valparaíso, ya presenciamos durante algo más de un mes, el lastimoso espectáculo de ver a un par de nuestras universidades “tradicionales” sitiadas por los delincuentes que están matriculadas en ellas. ¡Apoyados hasta por la derecha! Esa misma derecha que en el papel dice defender el derecho de propiedad. Los rectores, las autoridades civiles, y en el caso de la Pontificia Universidad “Católica” de Valparaíso, el señor Gran Canciller (el Obispo), tomaron palco como quien ve llover.

Por supuesto, nadie responde por las clases perdidas ni por los aranceles desembolsados por quienes sí querían ir a estudiar y no pudieron hacerlo; nadie responde por los sueldos que las casas de estudios tuvieron que seguir pagando a académicos y funcionarios; nadie responde por los gastos de operación en que incurrieron las universidades tomadas durante esas semanas; nadie responde por las merecidas vacaciones que los alumnos estudiosos ya no van a poder disfrutar o por aquellos que ya no podrán trabajar en sus días libres porque estarán recuperando las clases a las que sus “solidarios compañeros” –y las autoridades, por omisión- no los dejaron asistir. ¡Lógico pues, los mocosos de mierda tienen derechos y había que respetárselos! Dicho sea de paso, los empresarios del transporte y los usuarios adultos de la movilización colectiva deberán, a título de un dogma –el famoso derecho a transporte rebajado-, subsidiar hasta el carrete de los imberbes-delincuentes.

Me pregunto qué sacamos con tener un cierto ordenamiento legal con más de 22.000 leyes, con ufanarnos de tener un sistema en que “las instituciones funcionan” o de presumir de tener el congreso más antiguo de Hispanoamérica, un Poder Judicial independiente (¡!) o una institucionalidad sólida, si la población hace tabla rasa de cualquier norma y la autoridad se hace la desentendida. En el Chile de hoy, la Constitución, las leyes, decretos y reglamentos sirven para lo mismo que un pedazo de papel confort.

Ello se debe a una razón fundamental: la forma en que se generan las autoridades (Presidente, Congresistas, Alcaldes, Rectores, etc). Para acceder a los cargos, hay que ganarse los votos. Y para ganarse los votos, hay que hacerse el simpático. Y para parecer simpático, hay que estirar el elástico de las concesiones, dádivas y regalías hasta el infinito. El resultado obvio: cero eficiencia, cero estrictez, cero autoridad, cero orden.

Mientras escribía estas líneas, salí a comprar cigarros a una bomba de bencina –para los que conocen Viña, 1 Norte, esquina Calle Quillota. En dicha esquina, había casi un metro de agua sobre el nivel de la calle, y se podía apreciar como salían objetos despedidos por las tapas de las alcantarillas: cartones, trapos, piedras, tarros, basura, etc. Los autos literalmente flotando en el agua, los peatones con ésta hasta la cintura, y el taco, de proporciones descomunales. Creo que la lógica indica que la labor de un alcalde (o alcaldesa en este caso), es prever que, en una zona de clima mediterráneo cálido con estación seca prolongada, es perfectamente normal que caigan 60mm de lluvia en 6 horas en el mes de Mayo. Prever que también es normal que en una ciudad llena de cerros y quebradas, el agua y los desperdicios, por simple gravedad, escurran de arriba hacia abajo. Pero la lógica democrática, contraria por cierto a la meteorología y a la física, indicó que era electoralmente más rentable andar preocupada de salir en los matinales y estelares, u organizando festivales de la cebolla, tallarinatas o completadas populares, antes que limpiar los cauces en el verano para que estuvieran aptos para resistir el invierno. Cosas de nuestro Chile.

 

13 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

domingo, mayo 11, 2008

Día de la Madre


Si bien esta no es una fecha de celebración religiosa, quisiera, a través de la Madre de Dios, la Santísima Virgen, saludar a todas las madres que le han dado Gloria haciendo de sus hijos buenos cristianos.

Especialmente a aquellas que lo han hecho venciendo la adversidad o la enfermedad. Vayan para ellas mis especiales oraciones.

 

6 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

viernes, mayo 09, 2008

Monseñor Errázuriz: ¿excomulgado?


Para nadie es un misterio que, por convicción o por miedo –al mismo Partido Comunista o al qué dirán-, la casi totalidad de la clase política quiere ver a dicho conglomerado instalado en el Congreso.

Para ello, los honorables y demás dirigentes de los partidos con representación parlamentaria nos han deleitado con una interminable lista de “fórmulas” y argumentos, algunos bastante hilarantes. Desde aquel que critica al sistema por sobrerepresentar a las mayorías y subrepresentar a las minorías hasta el que manifiesta que por ser “el 10%” (no sé de dónde habrán obtenido la cifra) merecen representación, así sin más.

No voy a entrar a comentar acerca de la conveniencia o no de aumentar el número de diputados. Tampoco del compromiso subterráneo que tiene la Concertación con el PC para agradecerle sus votos. Ambos temas han sido suficientemente debatidos. Pero sí de algo que me parece bastante más grave, cual es el apoyo que Su Eminencia el Cardenal Arzobispo de Santiago, Francisco Javier Errázuriz ha otorgado a dicho conglomerado, ateo y terrorista (Ver artículo del Diario “La Nación”).

Ya es suficientemente delicado que el Cardenal y casi la totalidad de la Jerarquía Eclesiástica, además de legitimar, consideren deseable para gobernar un país un sistema democrático absolutamente liberal que dé cabida a ideas reñidas con la Ley de Dios y con la Ley Natural.

Pero llegar al extremo de sostener que "La visión de la Iglesia siempre es inclusiva y no excluyente. Nos parece importante que fuerzas que tienen un respaldo ciudadano de valor puedan dialogar entre ellas también en el Parlamento..." es simplemente un disparate, una aberración que atenta contra el Magistrio permanente de la Iglesia, toda vez que no hay que ser brujo ni Pitonisa para darse cuenta que está haciendo alusión directa al Partido Comunista.

Sí, al mismo partido que lleva más de un siglo enseñando que la religión es el “opio del pueblo”; al partido que ha martirizado a más sacerdotes y religiosos que los mismos romanos del tiempo del Coliseo y las catacumbas; al partido que ha puesto cortapisas a la libre expresión del catolicismo cuando no ha prohibido derechamente las manifestaciones religiosas en todas partes donde ha llegado al poder; en fin, al partido que en los principios doctrinarios y en la práctica viola todos y cada uno de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios.

Peor aún, y tal como mencionaba anteriormente, dicho apoyo está absolutamente reñido con las enseñanzas de la doctrina católica. Desde Pío IX hasta Juan Pablo II, todos los Pontífices han sido especialmente críticos con la doctrina marxista y han prohibido expresamente la colaboración de los católicos con dicha secta, lo que obviamente incluye el votar por ella, los llamados públicos o privados a hacerlo o facilitarles la manera de instalarlos en esferas de poder. Desde el año 1848, cuando Pío IX nos advirtió en la encíclica "Noscitis et Nobiscum" que el socialismo traería "el trastorno absoluto de todo el orden humano", muchos han sido los documentos en que los Papas lo han condenado: "Diuturnum Illud", 1881; "Humanus Genus", 1884; "Quod Apostolici Muneris", 1878; "Libertas Praestantissimum", 1888; "Graves de Comuni", 1901; "Rerum Novarum", 1891; "Quadragesimo Anno", 1931; "Divini Redemtoris", 1937; "Ingravescentibus Malis", 1937; etc., por nombrar sólo los más conocidos.

Especial mención merece la Encíclica "Octogesima Adveniens" (Pablo VI), que señala expresamente que "el cristiano que quiere vivir su fe en una acción política concebida como servicio no puede adherirse, sin contradecirse a sí mismo, a sistemas ideológicos que se oponen, radicalmente o en puntos substanciales, a su fe o a su concepción del hombre. No es lícito, por tanto, favorecer a la ideología marxista, a su materialismo ateo, a su dialéctica de la violencia y a la manera como ella entiende la libertad individual dentro de la colectividad, negando al mismo tiempo, toda trascendencia al hombre y a su historia personal y colectiva".

Podría seguir ad infinitum citando documentos o discursos papales; el asunto es que, por doctrina y a riesgo cierto de ser excomulgados, a los católicos nos está absolutamente vedado el votar o el inducir a votar, pública o privadamente, o favorecer en modo alguno a dicha agrupación. No vaya a ser que los satánicos o los abortistas formen un partido político cuyo fin sea respectivamente adorar al diablo o matar niños, y, como dice Su Eminencia, haya que abogar por “…lograr la inclusión de grupos políticos que tengan un respaldo grande de la ciudadanía...”. En Chile al menos, estos últimos parece que ya no son una minoría, y francamente no podría imaginarme al Cardenal abogando por su representación parlamentaria. ¿O sí? Más le vale al Arzobispo arrepentirse de sus dichos, ya que en caso contrario le espera, y para toda la eternidad, un lugar bastante más caluroso que la boca del Volcán Chaitén.


 

2 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

miércoles, mayo 07, 2008

Mártires modernos


Quizás sea extemporáneo que escriba de este tema cuando han pasado varios días desde que se conocieron los hechos.

Pero resulta que no es fácil hacerlo cuando se tiene rabia por lo que le están haciendo, si me permiten la expresión, a un puñado de hombres santos, quizás lo mejor que ha tenido nuestra Armada este último tiempo.

Tengo el honor de conocer a los Almirantes Walbaum, Mackay y Aldoney en forma personal. A los otros tres Oficiales no los conozco, pero tengo antecedentes suficientes para suponer que son igualmente hombres de honor.

Y hay que ver que duele cuando se los persigue sin ningún ánimo de “hacer justicia”, sino pura y simplemente por sed de venganza y por tapar los hoyos en que frecuentemente se ve metida la coalición de Gobierno, ese contubernio llamado Concertación. Esto último no tiene nada de sorprendente, mal que mal, el eslogan “ni olvido ni perdón” forma parte de su programa de gobierno, y, nos guste o no, nos anticiparon en todos los tonos que no iban a descansar hasta que “se hiciera justicia en la medida de lo posible”, para cuyo efecto inventaron aberraciones jurídicas que harían infartar hasta a un niño de pre-kinder, por no decir a un alumno de primer año de Derecho.

De hecho, el famoso cura Woodward fue sorprendido en Septiembre de 1973, entre otras cosas, coordinando la detonación de explosivos en el puente “Las Cucharas”, entre Viña y Quilpue, por donde debería pasar un tren con unos seiscientos niños, rumbo a sus lugares de estudio. Se descubrió además, una no despreciable cantidad de armamento en su parroquia, en Valparaíso. Fue detenido por la Infantería de Marina por esas dos razones, para determinar qué conexiones tenía con otros subversivos, y no “porque ayudaba a los pobres”, como majaderamente afirma el “derechista y conservador” Diario El Mercurio. En primera instancia fue detenido en la Universidad Federico Santa María, y se trató de obtener su confesión manteniéndolo en la piscina –aire libre, agua helada, Septiembre, método bastante sutil si lo comparamos con la muerte de niños inocentes o lo que se pretendía hacer con el armamento incautado. Fue trasladado luego a la Academia de Guerra Naval, y, al constatarse su delicado estado de salud, al Buque Escuela Esmeralda, que funcionaba como hospital, y no como centro de tortura, como majaderamente se pretende hacernos creer por parte de los políticos y activistas afines al Gobierno. Al empeorar su estado, fue llevado al Hospital Naval, donde falleció. Un médico certificó su muerte, las causas de ésta –pulmonía-, y posteriormente fue entregado en el Cementerio Nº 3 de Valparaíso. Todos estos antecedentes constan en la causa que se sigue en contra de los altos Oficiales. Se trató en forma infructuosa de entregar el cuerpo a algún familiar, pero el único conocido era su hermana Patricia, que en esa época vivía en Londres. Se lo enterró en una fosa común y no hubo a quién darle cuenta de aquello.

Pues bien, resulta que ahora, treinta y cinco años después, seis distinguidos Oficiales de la Armada, todos arrestados, tienen al cura secuestrado y privado de libertad. Secuestro permanente, como dicen nuestros brillantes y desinteresados Magistrados.

Como mencionaba anteriormente, no me extraña que, aunque constituya un insulto a la razón, la Concertación se compre el cuento, más bien que lo utilice para incautar a la plebe y para tapar sus recurrentes escándalos. Pero me produce más que indignación que la Alianza por Chile, y más aún, el Alto Mando naval, se queden impasibles ante tamaña estupidez. Simple lógica. Si los Oficiales tienen secuestrado al cura al mismo tiempo que están detenidos en unidades navales hay algo que no cuadra. ¿Por qué la Jueza Quezada no procesa al Almirante Codina y al resto del Cuerpo de Almirantes por complicidad? ¿O me van a decir que nuestra Armada está al mando de personas tan, pero tan estúpidas, que no saben que hay un sacerdote secuestrado en reparticiones que están bajo su jurisdicción? Si tal como indica la lógica, ese hecho no es efectivo, ¿por qué no manifiestan al menos su inquietud frente a tamaña injusticia?

La respuesta parece simple: O no tienen los cojones o tienen un oscuro interés personal que motiva su cobarde actuar, llámese futuros cargos públicos, llámese trienios, llámese mantener el poder –y las regalías del cargo- a cualquier precio.

De los políticos de la Alianza, en general no hubiera esperado nada. Nos tienen acostumbrados a frecuentes dadas vueltas de chaqueta, traiciones y desafectos. Pero de el Alto Mando naval nunca hubiera esperado una actitud tan cobarde. Sí de Cheyre o de Izurieta, de Sarabia o de Ortega, de Cienfuegos o de Bernales; nunca de Codina. Dios quiera que la historia sepa juzgarlos como corresponde y poner en claro que su traición es el legado que dejaron a la Patria, Chile. Tan sólo así habrá valido la pena el martirio de Walbaum, Barra, Aldoney, Mackay, Riesco y Costa. Como también el de tantos otros distinguidos Oficiales y Suboficiales de las demás ramas de la Defensa y el Orden que están pagando por habernos liberado de la lacra marxista y por la implantación de este nuevo orden mundial, judío, masónico y revolucionario del que son cómplices los actuales mandos militares y los políticos “de orden”.

 

26 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

jueves, abril 24, 2008

Sobre píldoras y sofismas



De acuerdo a las últimas encuestas, unos siete de cada diez chilenos serían partidarios del asesinato legal –y financiado por el Estado- de niños por medio de la bomba química denominada Levonorgestrel, basándose en el argumento de que las mujeres tendrían el “derecho a decidir” sobre su sexualidad, y sin reparar que esa libertad de elección termina donde empieza la de la nueva criatura –el propio hijo-, en este caso, el único inocente en el cuento. Argumentan algunos que un pequeño grupo de células no es un ser humano, sin reparar tampoco que todos nosotros fuimos alguna vez “un pequeño grupo de células”. La lógica indica que si nuestras respectivas madres hubieran ingerido la droga de marras, ni yo estaría escribiendo esto ni ustedes leyéndolo.

Estamos ciertamente en presencia de cuatro sofismas, algunos bien elaborados y otros no tanto. Veamos:

La libertad para decidir: Dicha libertad obviamente existe, y sin píldora. La tiene la pareja al consentir o no una relación sexual, y en el caso que ésta sea sin el consentimiento de la mujer, de todos modos ella puede dar, de resultar embarazada, la criatura en adopción. Cualquier persona capaz de tener relaciones sabe de antemano que una consecuencia probable es el embarazo.

La inequidad de la prohibición: Ridículo. No veo por qué el Estado tendría la obligación o la responsabilidad de entregar gratuitamente la droga a quienes no puedan pagarla, siendo que no se entregan ni aspirinas ni remedios para el cáncer, pasando por toda la gama de medicamentos incluidos en las patologías del GES (Auge), los que son financiados por un seguro que cada cotizante paga mensualmente, ya sea al Fonasa o a las Isapres, en el caso de estos últimos, o derechamente del propio bolsillo. Tampoco tenemos por qué, el grueso de los chilenos, pagar los arrebatos hormonales de nadie, por paupérrimos que sean los copulantes. Con ese criterio, tendríamos los contribuyentes que pagar los tratamientos para la infestación por pediculosis púbica, la sífilis, la gonorrea o el sida, ya que de no hacerlo, estaríamos conculcando la posibilidad o el derecho que tendría la población para mantener relaciones con una persona infectada.

La falta de certeza del carácter abortivo de la pastilla: Cualquiera con más de un dedo de frente podrá apreciar que dicha falta de certeza es equivalente a su contraparte: la falta de certeza de su carácter no abortivo. Y por esas casualidades de la vida –y vuelvo a poner el mismo ejemplo-, en Chile, hasta para autorizar la distribución y venta de ácido acetilsalicílico, se exige legalmente demostrar que su consumo no presenta ningún riesgo, mortal o no. No veo por qué, una pastilla cuyo consumo puede traer como consecuencia la muerte va a ser la excepción. Además, los fabricantes de la droga advierten en sus presentaciones que unos de los efectos de su ingestión puede ser el aborto, asunto que se omite deliberadamente acá en Chile.

Una mayoría estaría por aprobar su distribución gratuita: En Chile existen una serie de organismos definidos por la Constitución Política del Estado, que dicho sea de paso, lleva la firma de quien afirma arrogantemente que las instituciones funcionan. Uno de ellos, el Tribunal Constitucional, cuyos miembros han sido designados por los mismos que pretenden desconocer el fallo, determinó que la pastilla no se podía distribuir en el sistema público. Por algo existe además un Congreso bicameral cuyos miembros pueden recurrir a aquél en la forma prescrita por las leyes. No se legisla ni se gobierna en base a encuestas de opinión o número o decibeles de turbas vociferantes. No está demás recordar, que fue una asamblea democrática la que liberó a un asesino y condenó a Jesucristo, lo que, independientemente de nuestras ideas religiosas, habla muy mal de las decisiones tomadas por el pueblo. El bien y el mal son inmutables, y no, por ejemplo, porque una mayoría circunstancial determine que la pederastia es buena vamos a tener que autorizarla legalmente.

Termino estas líneas alegrándome por el fallo, aparte de toda consideración de tipo moral o ético, por una de carácter práctico: la parada de carro que se le hizo al Gobierno dejó muy en claro que en Chile no se puede actuar a lo Stalin, Mao, Pol Pot o Castro, por mucho que dichos personajes cuenten con la simpatía de la Presidente y sus cercanos. Si tanto se han llenado la boca con que los fallos se cumplen, pues cumplan éste y agachen el moño. Y dense cuenta que matar niños no es signo de ser un país avanzado y desarrollado, sino todo lo contrario. Por mucho que en el planeta seamos sólo tres o cuatro naciones las que aún no lo hacemos.

 

13 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

miércoles, abril 16, 2008

Decídanse, pues


"…El país sabe que soy una mujer de acuerdos y me la he jugado por consolidar la democracia, pero todo tiene su límite. En toda organización cuando se toma una decisión ésta se acata y, cuando una persona no lo hace, o se retira voluntariamente o la organización le pide que haga cesación de su cargo", dijo, sugiriendo que el parlamentario abandonara la tienda.” (Soledad Alvear, La Nación, 27 de Noviembre de 2007, sobre la expulsión de Adolfo Zaldívar).

“Hoy el Senado resolverá como jurado la acusación constitucional contra la Ministra Yasna Provoste. Debe, entonces, actuar como tribunal. Cada uno de sus miembros lo debe hacer con independencia e imparcialidad y conforme a los principios del derecho, de la justicia y de la equidad. Prejuzgar o resolver como bloques políticos es ilegítimo porque violenta la Constitución y los tratados intemacionales vigentes…” (Comentario editorial, La Nación, 16 de Abril de 2008).

¿En qué quedamos? ¿Se debe o no se debe actuar como bloque?

 

9 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

lunes, abril 14, 2008

La UDI, la Manám y la decadencia de la Alianza


Es más que evidente que lo que busca el diario “La Nación” al publicar artículos como el de ayer Domingo 13 de Abril, titulado “La poderosa mujer detrás de Reginato”, no es denunciar la corrupción, sino tender una cortina de humo para tapar la infinidad de casos en que se han visto casi a diario involucrados importantes autoridades y reparticiones de la Concertación, los que superan muy largamente, tanto en número como en monto, a los de la Alianza. Se argumentará que es el Gobierno quien maneja los Ministerios, Intendencias, Gobernaciones, Empresas Públicas, etc., y que la Oposición tan sólo tiene a su cargo una minoría de Municipalidades; pero en términos relativos, ésta también ha demostrado mayor transparencia y eficiencia en la administración y el manejo de recursos, no sólo ahora, sino históricamente.

Lo anterior, sin embargo, de ningún modo es excusa para perdonar o liberar de culpas a miembros o cercanos de la UDI cuando son sorprendidos en actos poco transparentes, delictuales o derechamente mafiosos, con mayor razón, si se toma en cuenta que una de las labores esenciales de los grupos de oposición política es fiscalizar los actos de los gobiernos. Más aún, cuando fueron elegidos, como es el caso de Viña, para terminar con años de deficiente administración comunal y con la corrupción que en forma crónica afectaba al Municipio.

Se podrá decir que la Administración de la Alcaldesa Reginato ha sido, en general, buena. Es verdad, y se nota a simple vista. Sería desleal de mi parte negarlo. El problema es el precio que ha debido pagar la comuna, el partido y el país por ello.

Primero, lo más obvio. La verdadera sangría que significa para cualquier Municipalidad, por acaudalada que sea, el tener entre sus empleados, por ejemplo, a un matrimonio de recién titulados ganando entre el sueldo (que supera el millón de pesos cada uno) y el “sobresueldo” (dos millones cada uno), más de lo que reciben (en teoría) un Senador, un Diputado o un Ministro de Estado. ¿Su principal mérito? Haber sido destacados activistas en las elecciónes presidenciales (Lavín 1999, 2000 y 2005), parlamentarias (Ibáñez 2001 y 2005) y la última municipal (Reginato 2004).

Fuera de toda consideración de tipo ético, si esos montos los multiplicamos por los catorce casos conocidos hasta el momento que han denunciado la Contraloría y “La Nación”; le agregamos a la numerosa parentela de la Jefe de Gabinete, la señora María Maldonado –la Manám-, quienes trabajan también en la Municipalidad y seguramente han de recibir por debajo cantidades cuando no similares, superiores; los conocidos casos de adjudicaciones brujas de fondos concursables municipales por parte de ONGs de amigos y correligionarios creadas para ese puro efecto y; finalmente, a empresas como la ya conocida GMA que se han adjudicado, no sólo en Viña, sino también en otras comunas UDI, negocios entre gallos y medianoche; los recursos despilfarrados pueden llegar a cantidades astronómicas que en justicia deberían destinarse preferentemente para solucionar los problemas de los más desposeídos y para un buen desarrollo de la comuna. En ningún caso para pagar favores políticos, menos aún a amistades, ni para mantener corruptelas.

Y si a este perverso incentivo que significa –contrariando el slogan UDI, “un camino para servir a Chile”- disponer de una bolsa sin fondo para armar organizaciones informales que harían morir de envidia al propio Al Capone, le sumamos un -también perverso- sistema que para generar autoridades tiene que recurrir al engaño, al relativismo ético y moral y a la compra de votos, el resultado es evidentemente más que desastroso: incentiva el querer mantener el poder al precio que sea y pasando a llevar a quien sea necesario.

Y lamentablemente, lo que hemos visto en Viña del Mar, es peligrosamente parecido a lo que la Alianza siempre ha criticado y que ha sido una bandera de lucha permanente en todas sus campañas políticas.

Pero lo verdaderamente grave fue que la señora Maldonado introdujo en la UDI local –quizás cegada como muchos otros dirigentes del partido por el éxito pasajero del lavinismo y siguiendo un patrón que tiene a la Alianza por Chile en un estado de enfermo terminal- un pragmatismo que a lo mejor es deseable a la hora de fijar un impuesto o de comprar un computador, pero en ningún caso para conducir una agrupación cuyo norte es el bien de la Patria.

Se partió no sólo por desperfilarse deliberadamente de sus dos principales referentes históricos, Augusto Pinochet y Jaime Guzmán –con todos los errores que hubieran cometido-, sino también, de alejarse de la orientación cristiano occidental que los dirigentes fundadores dieron a la agrupación: “El partido tiene que recibir a gente de todos los sectores…”, se decía, no reparando que se trataba de una agrupación de personas que compartía valores y principios y no de un ente “instrumental” estilo PPD.

Ollas comunes, apoyo al desorden social, falta de respeto por la propiedad pública y privada, reaprtija de preservativos, negación del orden natural, en fin, una permanente relajación de los valores y principios tradicionales, son sólo una muestra de las cosas que en la UDI de los ‘80 y los ‘90 hubieran sido impensables y que, lamentablemente tienen al país en el estado en que está y a la administración municipal en el ojo del huracán.

La grandeza de una comuna –y del país- no sólo se mide en plazas, calles limpias o números azules. No es sólo disminuir el desempleo o darle televisor y auto a la gente. No son viajes a Miami o Punta Cana para todos.

Y la Alcaldesa Reginato tiene la gran oportunidad de demostrarlo en Viña, tal cual la Alianza lo puede hacer a nivel nacional: deshaciéndose de manames y lavines, volviendo respectivamente a gobernar o a ofrecer gobernar con principios y valores y no usándolos solamente en la medida que sean populares y se traduzcan en votos. Para eso, mejor destituir a la Alcaldesa y seguir con la Concertación. Mal que mal, siempre ha sido mejor un original que una copia. Por malo que sea el original y buena que sea la copia.

 

1 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

sábado, marzo 29, 2008

Carta abierta a la señora Alcaldesa de Viña del Mar


Desde que el mundo está poblado por humanos ha existido el asesinato. No lo inventamos ahora, en el siglo XXI.

Siguiendo su extraña lógica, señora Alcaldesa, un delincuente bien podría usar dicho argumento para justificar su crimen, lo que a todas luces resultaría impresentable.

Porque resulta que si “el pago de honorarios extra con fondos del Casino Municipal es una práctica habitual en el municipio desde hace al menos dos décadas, (...) el mecanismo existe y yo no lo inventé, viene de hace muchos años", lo que debe hacer una autoridad decente es terminar con él.

Sí, señora Alcaldesa. A usted la elegimos para terminar con años de corrupción en Viña. A usted la elegimos porque su sector, como les gusta decir ahora, había fustigado que los ministros de Lagos recibieran sobresueldos en sobrecitos.

¿O no se acuerda de las innumerables veces que fuimos juntos a gritarle ‘ladrón’ al ex Alcalde Rodrigo González, cuando usted era simplemente una Concejal?

¿Se acuerda de las innumerables ocasiones en que denunció la corrupción, cuando aún no la elegían para el cargo que actualmente ocupa?

¿Se acuerda del desmantelamiento del Hotel Miramar y del destino de su mobiliario, y de su opinión respecto de su entrega a sedes del PPD?

¿Se acuerda, cuando en plena campaña presidencial de 1999 usted increpaba a su antecesor expresando textualmente que “Llama poderosamente la atención que el PPD no repare en que el hombre de sus filas, Alcalde de Viña del Mar, Rodrigo González, haya entregado, y a nombre del candidato señor Lagos, regalos navideños en varios jardines Infantiles, con el agravante que lo ha hecho con cargo al presupuesto municipal…”?

Yo sí me acuerdo, señora Alcaldesa. Tengo buena memoria. Y esta última frase se la escribí justamente yo, precisamente el día 23 de Diciembre del ‘99, por encargo de nuestra amiga, la Concejal Eugenia Garrido, quien me manifestó que si bien Rodrigo González podía disponer de gastos reservados para hacer regalos, lo consideraba poco ético porque favorecía solamente a los hijos de potenciales votantes laguistas, y el presupuesto municipal era para “todos los viñamarinos”.

Si pues señora Alcaldesa. Poco ético. Tan poco ético como usar fondos del Casino Municipal para mejorarles el ingreso a sus compinches o correligionarios de la UDI, siendo que ninguno de ellos presta sus servicios en el Casino. Peor aún si pensamos que un par de millones que uso el ex Alcalde no se compara siquiera con los casi dos millones de pesos mensuales que usted les viene repartiendo a las 12 o 13 personas de su círculo de poder por casi cuatro años.

Y tal cual usted sabía, señora Alcaldesa, que al asumir su cargo iba a recibir una determinada remuneración, sus personas de confianza también lo sabían. Si lo consideraban “poco”, lo razonable y lo ético hubiera sido no aceptar su desinteresado ofrecimiento. Todos sabemos que la empresa privada paga mejor. Exige sí. En la empresa privada no hay “inspectores de patio” que reciben el cheque a fin de mes por pasearse de repartición en repartición. Tampoco hay personajes, que tanto usted como yo sabemos que son actualmente funcionarios de nuestra Municipalidad y que están ahí no por su capacidad sino por haberla ayudado en su campaña o en la de su amigo Ibáñez, el ex diputado.

Sí, señora Alcaldesa. Todavía faltan algunos meses para las elecciones.

Como un viñamarino que soy y como amigo suyo que fui, le pido sinceramente que vuelva a ser la misma Coty de antes. No dudo de su personal honradez. Pero permítame dudar de la de muchos de sus asesores, a quienes usted conoce tan bien como yo. Recuerde que milité casi 20 años en la UDI. En la UDI de antes, eso sí. No en la que contrata a un biblotecólogo para hacerse cargo de un Departamento de Computación, cuyo mérito es ser pariente de Lavín. No de la que entrega plata en sobrecitos, al más puro estilo Lagos. No en la UDI de ahora, que para tratar de sacarse los pillos necesita acarrear pobladoras a las sesiones del Concejo Municipal. No a la que reniega de sus próceres y homenajea a los enemigos.

Se lo digo con afecto, créame señora Virginia.

 

9 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

viernes, marzo 28, 2008

Premio "Arte y Pico"



Coté, del blog " Derechamente Opositora", le ha otorgado a mi blog el premio internacional "Arte y Pico", creado por la uruguaya Eseya. De acuerdo a sus bases, este premio se otorga en mérito de la creatividad, diseño, material interesante y aporte a la comunidad bloguera.

Demás está decir que le agradezco muy sinceramente la nominación y la razón que dio para ello.

Al recibirlo, se me pide que lo otorgue a otros cinco blogs que yo los considere merecedores:

1.- Campanas de Libertad, de Raúl Sempere Durá. Blog de un Juez español con interesantes opiniones sobre temas de actualidad de la Madre Patria. Un “anticipo” de lo que seguramente será nuestro Chile en unos pocos años más si es que no somos capaces de ponerle atajo.

2.- Mi Guerra, de Manuel Contreras. Por el valor histórico de sus comentarios, muchos de ellos vivencias personales, que el establisment lisa y llanamente está empeñado en silenciar.

3.- El Archivo Mera, de Rafael Mera. Por lo completo y documentado, por expresar una buena línea.

4.- Sebastián Opina, de Sebastián Miranda. Por tratar temas que muchas veces son aburridos o complejos en forma entretenida y sencilla.

5.- Simpatía Desbordante, de Cristián. Aunque ya premiado por Coté, lo destaco ahora yo porque nos muestra que el debate puede perfectamente ser elevado y serio en una sociedad que vive de la farándula y cuyo alimento intelectual es casi exclusivamente mugre.

Reglas:

1) Debes elegir a cinco blogs que consideres sean merecedores de este premio por su cratividad, diseño, material interesante y aporte a la comunidad bloguera, sin importar su idioma.

2) Cada premio otorgado debe tener el nombre de su autor y el enlace a su blog para que todos lo visiten.

3) Cada premiado, debe exhibir el premio y colocar el nombre y enlace al blog de la persona que lo ha premiado.

4) Premiado y premiador, debe exibir el enlace de Arte y Pico, para que todas sepan el origen de este premio.

5) Exhibir estas reglas.

 

3 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

lunes, marzo 24, 2008

¿No les bastó con La Pasión, señores Obispos? (Segunda Parte)

"Cuerpos tostados y sugerentes, bikinis diminutos; el aroma del aceite de coco se mezcla con la sal que levita sobre las olas del mar de Reñaca. Los cinco sentidos son alimentados por una tanda de imágenes que difícilmente se asocia a la celebración de una fiesta religiosa.

"Por eso lo que ocurrió en este mismo balneario hace 10 años es una de esas casualidades que bien pueden catalogarse de milagro, aunque no de los que ameritan ser investigados por el Vaticano.

"Y es que la motivación del padre Enrique Opaso, párroco de la Iglesia Santa María de los Ángeles, para lanzarse en la aventura de celebrar la Semana Santa en uno de los balnearios más frívolos del litoral central, nada tiene que ver con una inspiración de tipo mística, mucho menos de redención..."


(El Mercurio de Valparaíso, 23 de Marzo de 2008)



Durante los días de Semana Santa, asistí a las Meditaciones de Viernes Santo, a la Vigilia Pascual y a la Misa de Gloria celebradas por Su Eminencia el Cardenal Jorge Medina, acá en Viña. Creí ingenuamente –pensando en quién presidía- que me iba a encontrar con ceremonias más o menos tradicionales y con sermones que realmente hicieran meditar sobre los problemas más graves que pueden ser un obstáculo para la salvación de las almas. Me encontré con un guitarreo y charangueo que de sacro no tiene más que lo que podemos encontrar en el Festival de la Canción o en una teleserie del Canal 13. Como para pensar que no se celebraba un Misterio de la Fe sino que Jesucristo se había ganado el Grammy.

Ya había comentado, en el post anterior, acerca de ciertas aberraciones –aprobadas por la Jerarquía- que de ordinario los fieles estamos obligados a presenciar. Los sendos recitales del cura reggaetonero con que las Diócesis de Santiago y Valparaíso celebraron la Resurrección de Nuestro Señor o las misas Reef a que nos tiene acostumbrado el Padre Enrique Opaso en Reñaca, dan cuenta de la tremenda crisis de fe en que están sumidos los pastores y que, por lo tanto, transmiten a su rebaño. Se han transformado las actividades religiosas en reuniones sociales donde se recrea la vista –o los demás sentidos- sin ningún cargo de conciencia… Era que no, si mientras seamos solidarios y ayudemos a los pobres (en el sentido material) está todo bien. ¡Qué importa que se pierdan las almas!

¡Y vaya uno a oponerse! Es cosa de ver lo que le pasó al Padre Navas y al Instituto del Buen Pastor. El Arzobispo de Santiago les ha dado un plazo fatal para abandonar el país, ya que –oponiéndose al mismísimo sucesor de Pedro- considera que los ritos tradicionales confunden a los fieles.

Una de las razones –entre tantas- de esta crisis, y así lo demuestra la actitud del Cardenal Medina, es creer que la tradición es para un reducido grupito de “…ilustres representantes de la Nobleza avecindada en la capital y varias personalidades del ambiente tradicional” (sic). En buen castellano, cinco gatos; pueden ver un comentario y fotos en este enlace. Para ‘el pueblo’, guitarras, charangos y tambores. Otros, como la gran mayoría de los Obispos, sencillamente hacen tabla rasa de los dos mil años de tradición previos al Pontificado de S.S. Juan XXIII y llegan al extremo de desconocer en forma olímpica incluso disposiciones del propio Concilio Vaticano II o posteriores a él. Qué mejor ejemplo que el Motu Proprio Summorum Pontificum sobre el uso de la Liturgia Romana previa a 1969 y su total rechazo en muchas diócesis. Baste el ejemplo del Cardenal Errázuriz y las exigencias hechas al IBP o las consideraciones de Monseñor Ezzati en Concepción.

No lo hacen mal tampoco grupos –unos bien inspirados, otros no tanto- como algunos ex Fiducia, los Legionarios de Cristo o el Opus Dei, cuyo secretismo haría pensar a cualquiera que estamos ante la presencia de una secta (lo de Fiducia lo digo con cierta pena, ya que gran parte de mi formación católica se la debo a ellos). Al respecto, recordemos lo que manifestó Nuestro Señor en el Sermón del Monte:

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

“Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.

“Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”…

Cierto, se estaba dirigiendo a sus Apóstoles, pero no entre cuatro paredes sino delante de cualquiera que quisiera escucharlo.

 

2 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios

viernes, marzo 21, 2008

¿No les bastó con La Pasión, señores Obispos?


Si hay algo que no me hubiera gustado hacer es tener que escribir estas líneas un Viernes Santo. Lamentablemente, las cosas han llegado a un extremo tal, que no puedo dejar de hacerlo.

Resulta que no contentos con el descalabro en que los señores Obispos tienen sumida a la Santa Iglesia, el que se manifiesta fundamentalmente en una crisis de fe –sobretodo en los jóvenes- y en una falta de vocaciones como nunca se había visto en los dos mil años de cristianismo, la Vicaría de la Esperanza Joven no ha hallado nada mejor que, en un tiempo que siempre se caracterizó por el recogimiento, la reflexión, la oración y la sencillez, presentar en un acto oficial del Arzobispado de Santiago a un Sacerdote panameño… no para cantar Gloria, sino para cantar reggaeton (y bailarlo).

Qué tendría de malo alegrarse por la Resurrección de Nuestro Señor y celebrarla festivamente, se preguntarán algunos… Suena lógico. Pero resulta que también sería festivo, o una manera de celebrar, organizar un bacanal a la romana donde todos terminen ebrios y drogados en medio de una orgía, conductas que desde luego, no están muy en sintonía con los Mandamientos de la Ley de Dios.

Otros podrán argumentar que el curita de marras canta canciones cuyas letras se identifican con el mensaje del Evangelio, o que en vez de ser un chascón de pelo verde, lleno de fierros y tatuajes, es un correcto Sacerdote vestido de sotana blanca. Pero, tal como la Santa Misa debe celebrarse de ordinario –o se supone que debe celebrarse- en una Iglesia y con todas las consideraciones de respeto que merece el Sacrificio Incruento, y no en la playa, a campo traviesa, en un McDonalds o dentro de una discoteca o un bar, el canto religioso debe adecuarse a la necesaria solemnidad, modestia exterior y devoción de corazón. Y dichas características difícilmente se pueden encontrar en un ritmo en extremo cadencioso, que exalta la violencia mal entendida, el sexo desenfrenado y desordenado y cuyos principales cultores están bastante más cercanos al satanismo que al catolicismo.

Peor aún, la famosa actuación del cura reggaetonero se contradice con algo que el Santo Padre ha venido insistiendo últimamente en todos los tonos: que la música religiosa en aquellos lugares donde se practica el rito romano debe adaptarse al tipo gregoriano y al latín.

Al igual que en años anteriores, la Plaza Baquedano se transformará en algo parecido a la fiesta de Año Nuevo que se organiza en la Alameda frente a la Torre Entel o a una ramada dieciochera y no a un acto donde se celebra la Resurrección con la solemnidad y el respeto que merece. Aplausos, gritos histéricos, tomateras de cerveza y otros tragos y, todo tipo de actitudes que serían quizás aceptables en la intimidad del dormitorio, serán la tónica de esta “tan católica” forma de conmemorar uno de los mayores Misterios del cristianismo. Y no quiero imaginarme el verdadero chiquero en que quedará transformado el lugar.

Sólo nos queda rezar por la salvación de esas pobres almas que, muy mal guiadas por los Pastores, van por un pésimo camino. Y desde luego por el recto actuar de los Obispos, Vicarios y Sacerdotes, y que a la luz de los hechos, de católicos les va quedando sólo el nombre. Y obviamente para que no se siga flagelando a Nuestro Señor Jesucristo y a la Santa Iglesia.

 

18 comentarios

 

Mostar este artículo y todos los comentarios