viernes, abril 14, 2006

Respuesta de Su Excelencia, el Presidente de la Conferencia Episcopal

Después de más de un mes de enviada la carta anterior a Su Excelencia el Nuncio Apostólico y a todos los Obispos de Chile, se dignó contestar, a mi juicio, en forma muy poco cristiana, Su Excelencia Monseñor Alejandro Goic, Presidente de la Conferencia Episcopal y Obispo de Rancagua.

Este es el escueto texto de su respuesta:


Rancagua, 3 de abril de 2006

Señor
Hernán Vásquez Villanueva
Viña del Mar

Estimado Sr. Vásquez:

En relación a su carta acerca de lo que habría dicho el Sr. Cardenal, lo lógico es que le escriba a él y le pregunte directamente. Él mejor que nadie, le podrá dar razón de sus dichos.

No puedo compartir varios de los juicios que emite la carta y sus autores.

El diálogo entre creyentes en Jesucristo y en su Santa Iglesia tiene otro tono y otro estilo y no la descalificación de las personas. Ruego por ustedes. Rueguen por mí.

Fraternalmente en el Señor.

+Alejandro Goic Karmelic
Obispo de Rancagua


Obviamente, la respuesta no nos dejó conformes y respondimos con la siguiente nota:


Señor:
Alejandro Goic Karmelic
Obispo de Rancagua
Presidente de la Conferencia Episcopal

Excelencia Reverendísima:

En relación con su respuesta fechada el día 3 de abril, exponemos lo siguiente:

Recurrimos a Su Excelencia, como Presidente de la Conferencia Episcopal en virtud de haberlo hecho anteriormente a Su Eminencia el Señor Cardenal Arzobispo de Santiago y no haber obtenido respuesta alguna. Además, nuestra aclaración fue solicitada a todos los Obispos del país, en particular a Ud., que los representa como Presidente.

Evidentemente, Ud. No comparte nuestros juicios ni nosotros los suyos, como una gran cantidad de fieles en nuestra Patria no se ven representados en sus Pastores. Frente al desamparo pastoral de la grey, siempre se esperan con gran gozo los oportunos consejos de Su Eminencia el Cardenal Jorge Medina y las claras orientaciones de Su Santidad Benedicto XVI.

Quisiéramos saber cuál es el tono que espera de nosotros; creemos que frente al error debe actuarse con firmeza y claridad. Así por lo menos lo entendemos al ver los ejemplos de tantos Santos y Pontífices. Baste recordar la “Santa Intransigencia” se Su Santidad el Beato Pío IX, quien nunca vaciló en la defensa de los derechos de Nuestro Señor Jesucristo y de su Santa Iglesia frente a liberales laicistas, quienes con sonrisas y caretas quisieron tender su ponzoñosa mano al Vicario de Cristo, quien en vez de aceptarla les combatió y denunció tenazmente.

Nos duele su dureza; somos creyentes. Dureza que contrasta con lo bondadosos que ustedes, los señores obispos, han sido con los enemigos de la moral de Cristo, en particular, nuestros actuales gobernantes y grupos que los sustentan.

En Jesús y María

Atentamente, y rogando por enseñanzas esclarecedoras, nos despedimos,

Alejandro Tapia Laforet
Hernán Vásquez Villanueva
(en representación de los firmantes)

Viña del Mar, 5 de abril de 2006, San Vicente Ferrer

 

5 comentarios